¿Por cuánto dinero te desnudarías?
La desoladora moraleja que emerge de este breve vídeo es que el dionero lo puede casi todo. La realidad es que los hay que se forran por desnudarse, en el cineo o en la publicidad, por lo que no se entiende que el personal tenga tantas reticencias.