Hierro coge las riendas de una Roja malherida: "Mi cargo es... ¡Portugal!"