Descomunal bronca en el Congreso entre el impertinente Rufián y uno de los suyos: "Miserable, ¡vergüenza!"