Ana Rosa define a la perfección lo que son Pedro y Pablo