Dejaron al perro atado a un árbol para que muriera de hambre y sed en medio del bosque
El animal, una hembra de unos dos años de edad, presentaba indicios de haber pasado por lo menos cuatro días sin recibir ni agua ni alimentos, y casi no se podía mover. Lo salvaron unos ciclistas de la localidad de Valongo (cerca de Oporto, Portugal)