Uno de los días más enormes de Alejandro Fernández en el Parlament sonrojando a Puigdemont