Gracias por la publicidad, chavalada: el programa de Risto cita con este cabreo un titular glorioso de PD