Karma: cuando te metes con la persona equivocada
La tesis es que el karma no perdona. A eso hay que sumar que nunca se debe subestimar al rival o fiarse de las apariencias. Donde menos se espera, salta una fiera.